Impuesto a la riqueza

El llamado “impuesto a la riqueza” Ley 27605 (Aporte Solidario) genera grandes dudas y significará seguramente planteos al verse, en algunos casos, afectación de una carga tributaria confiscatoria.

Como sabemos el Aporte se aplica para quienes posean bienes por más de $200.000.000 valuados según el Impuesto sobre los Bienes Personales. Dejaremos de lado el análisis general del aporte y la posible judicialización así como su aplicación justa o injusta y analizaremos algunas situaciones específicas que pueden producirse en algunos sujetos del tributo.

  1. Valuación de hacienda de cría en explotaciones agropecuarias unipersonales. La “inoportuna” fecha de corte (18/12/20) crea una dificultad adicional y potencialmente una carga superior a lo que hubiera sucedido si el cierre se produjera el 31/12 (cierre del ejercicio fiscal para estas). Como sabemos el texto de esta y su reglamentación refieren al Impuesto sobre los Bienes Personales y por ende al de Impuesto a las ganancias (LIG) para la valuación de haciendas, en este caso de cría.

En efecto los artículos 52 a 54 de la LIG para la valuación de los stocks al cierre de las haciendas de cría remite a las ventas de los tres últimos meses antes del cierre. Si el cierre para este aporte es el 18/12 podría interpretarse que un contribuyente que vendió hacienda en los días finales de septiembre, determine una categoría para valuar para el Aporte Solidario y otra para el impuesto a las ganancias.  Esto aparte de la carga de trabajo para su determinación, podría implicar un significativo aumento en la base imponible de este aporte.

  1. Declaración Jurada Informativa al 20/03/20. Rgral 930 Afip. Dicha resolución complementaria del Decreto Reglamentario de la Ley impone que los sujetos no alcanzados en el aporte extraordinario cuyos bienes al 31/12/2018 y o 31/12/2019 hayan superado la cantidad de $80.000.000 y $130.000.000 deberán presentar a la Afip dos declaraciones juradas informativas una al 20/03/2020 y otra al 18/12/2020. Como podrá apreciarse se impone a estos sujetos una carga de presentación de dos declaraciones juradas que implican indudablemente cierres y cortes de información, que son una carga de trabajo profesional y una dificultad para determinar el estado de dichos bienes a las dos fechas citadas. La presentación de esta información vencerá el 30/04/2021.
  2. La ley de bienes personales establece en su artículo 22 que, para el caso de bienes inmuebles, si la transferencia del bien con reserva de usufructo es gratuita, es el usufructuario quien deben declarar el bien. Ahora bien, en el caso de las acciones dicho tratamiento resulta diferente, según nuestra opinión. El artículo 22 solo hace referencia a los inmuebles y a la cesión, gratuita u onerosa, de dichos bienes con reserva de usufructo. En la transferencia de las acciones con reserva de usufructo, según el dictamen 77/96 de la DAT (el cual está planteado para el ya derogado impuesto sobre el patrimonio neto), se establece una postura sobre el tratamiento de estas operaciones. De la lectura del mismo, se interpreta que para el caso de la cesión gratuita de la nuda propiedad con reserva de usufructo, cabe considerar como sujeto pasible del impuesto a los nudos propietarios.